INFOANPRESS
Martes 25 de Septiembre de 2018
Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter
Economia
General Motors acuerda suspensiones rotativas por cinco meses
Cerró con el Sindicato de Mecánicos (Smata) un plan de suspensiones rotativas durante cinco meses para la totalidad de su personal de la fábrica de General Alvear, en las afueras de Rosario.

Noticia
La automotriz General Motors acaba de acordar con el Sindicato de Mecánicos (Smata) un plan de suspensiones rotativas durante cinco meses para la totalidad de su personal de la fábrica de General Alvear, en las afueras de Rosario. La empresa produce allí un único modelo, el Chevrolet Cruze, cuyas ventas vienen cayendo tanto en el mercado local como en sus exportaciones: la producción pasará a ser de dos turnos a uno.   El acuerdo entre la empresa y la filial Rosario de Smata, que encabeza Marcelo Barros, es hasta el 31 de enero. En ese período, los 1.400 operarios de GM trabajarán de manera rotativa, una semana sí y otra no. "Durante ese período, cobrarán en mano el equivalente a 70% de su salario neto, y el acuerdo volverá a ser revisado a fines de enero", dijeron fuentes de la empresa.   El convenio entre la empresa y el gremio fue comunicado a los trabajadores este viernes a la mañana, en una asamblea convocada pro el Smata. Según fuentes gremiales de la oposición, además del recorte de 30% sobre el salario neto, tampoco percibirán premios adicionales por productividad y presentismo.   En la empresa señalaron que la caída de las ventas obedece más a un problema de producto que al mercado en sí. "En estos últimos años se intensificó la migración de los compradores de autos sedán de la denominada Clase C a vehículos SUV de precio similar, sobre todo en Brasil, hacia donde siempre apuntó el grueso de la producción del Cruze", dijeron. El proyecto del Cruze es relativamente nuevo: demandó una inversión de 700 millones de dólares y comenzó a ser vendido hace apenas dos años. Para los parámetros de un mercado como el del Mercosur, se trata de un vehículo prácticamente nuevo.   General Motors tiene en ejecución, además, una nueva inversión por US$ 300 millones (más otros 200 millones de dólares de sus proveedores) para comenzar a producir un nuevo modelo, que recién estará en producción a fines de 2020. En la empresa no dan detalles sobre qué tipo de vehículo será, pero hoy, a la luz de las suspensiones, las fuentes de la compañía lo definieron con una ironía: "Con toda seguridad, el nuevo vehículo será un no-sedán".

Agrandar Fuente Reducir Fuente Cambiar Tamaño
Compartir Compartir Facebook twitter